Monthly Archive abril 2019

Los peligros de la automedicación

Los medicamentos son utilizados por las personas muchas veces sin tomar en consideración los efectos y consecuencias que ellos pueden tener sobre su organismo y salud en el largo plazo.

Y es que esta práctica, que ya había sido alertada por la Organización Mundial de la Salud, respecto de los antibióticos y que ha logrado minimizarse gracias a la necesidad de récipe e indicaciones para la venta de los mismos, se ha extendido a otros fármacos que las personas no solamente se autoindican, sino que también los recetan a sus hijos, conocidos y vecinos. Parecieran no tomar en serio que ellos tomados en forma inapropiada pueden ser tóxicos y que además cada organismo y dolencia es diferente aunque el síntoma sea igual.

Así como la salud no es un juego, tampoco lo son los medicamentos, debe entenderse que la mayoría de ellos tienen efectos secundarios y que mal administrados pueden generar intoxicaciones e interferencias con otras medicinas que al final vayan a generar una visita a un centro de atención de urgencias.

De las poblaciones más vulnerables ante estos efectos se encuentran los niños y los ancianos, en ambos casos esto ocurre por escuchar el consejo de vecinos, familiares y amigos, que queriendo ayudar a solucionar una dolencia, opinan sobre el que le fue bien a alguien que presentaba una sintomatología parecida y lo recomiendan como si fuesen expertos en la materia.

Las recomendaciones básicas para estar a salvo de intoxicaciones medicamentosas, interacciones  y efectos adversos son las siguientes:

  • Tomar conciencia de los riesgos de la automedicación pues cada persona puede reaccionar de modo diferente ante una medicina.
  • Seguir las indicaciones médicas al pie de la letra, pues todo medicamento tomado en forma distinta a la recomendada por el especialista puede ser tóxico o en el mejor de los casos no cumplir con su objetivo.
  • Nunca comparar los remedios de niños con caramelos, pues ello puede llevar a que los pequeños los tomen por su cuenta.
  • Mantener los medicamentos fuera del alcance de los niños
  • Si es necesario conservarlos hacerlo en lugares acordes en cuanto a las condiciones de temperatura y luz adecuadas al producto.
  • Revisar las fechas de vencimiento o caducidad de las medicinas.
  • Ante cualquier duda respecto a una medicina consulte con su especialista
  • Consulte con regularidad sobre las dosis de los medicamentos de uso prolongado. Las condiciones pueden variar y en ocasiones puede requerirse ajustar la dosis.
  • Hasta los malestares menores pueden deberse a causas más complicadas, así que ante un síntoma con origen desconocido, no se automedique, acuda al médico.

En ocasiones la buena intención de alguien puede derivar en un problema mayor tal como le ocurrió a Marta, trabajadora de los técnicos electricistas de xxx, quien ante un fuerte acceso de tos, siguió las recomendaciones de una vecina respecto a ingerir un jarabe milagroso para no tener que faltar al trabajo y el resultado fue una subida de tensión tan fuerte que tuvo que ser trasladada de urgencia para recibir atención médica.

Más vale prevenir que lamentar y con la salud no vale la penar jugar.