Monthly Archive agosto 2018

La automedicación: el desespero de una madre ante un niño febril, no abusar de los medicamentos

La salud del niño es importante para las madres, pero muchas madres se desesperan sin saber qué hacer ante un problema de salud. Ya sea un cuadro de fiebre, vómito gripe o diarrea, los pediatras aconsejan a las madres a tener paciencia y no automedicar al niño con dosis no indicada por ningún médico. Las urgencias en los hospitales registran casos con niños menores de 5 años con un cuadro de sobredosis de medicamentos para disminuir altas temperaturas en los niños. La gerente de Electricista la señora Paula Pérez expresa, que la fiebre es la causa más frecuente por la que la madre corre a un pediatra. La fiebre es una reacción de defensa contra las infecciones y agentes extraños, lo que puede ocurrir un contagio por algún virus o un refriado.

En el niño la fiebre se manifiesta con reacciones de manera más acentuada debido a que su sistema inmunológico no está completamente desarrollado. Esta es una razón científicamente comprobada, porque a los niños le da fiebre alta y con mayor frecuencia en cooperación con los adultos. Es preocupante la situación, porque los bebes tienen sus defensas bajas y el cuidado y la preocupación de papá y mamá deberá ser mayor. ¿Cuándo se debe consultar a un pediatra, para que examine al niño febril y le coloque los medicamentos apropiados y las dosis necesarias?; para darle respuesta a ello veremos:

  • Si el niño es menor de dos meses.
  • Si le notas que le duele el oído.
  • Si tiene la nuca rígida.
  • Si la fiebre llega a 38 grado centígrados.
  • Si tiene la piel enrojecida o pintada.
  • Si el niño llora inconsolablemente.
  • Si se le ven placas blancas en la garganta.
  • Si presentan convulsiones.
  • Si le cuesta orinar.
  • Si respira con dificultad.

Por otro lado, hay recomendaciones dentro del hogar, siempre hay que observar cuando el niño tiene fiebre, si la temperatura asciende rápidamente puede bajarla sin apelar a los antipiréticos químicos, se recomienda compresas frías sobre el abdomen del niño hasta que mejore el cuadro clínico. Otra recomendación es que si la fiebre percibe deberán aplicarle un baño a temperatura ambiente. Asimismo, la secretaria de la empresa de Fontaneros también, resalta que un niño febril se debe proteger de corrientes de aire frio, ofrecerles mucho líquido y administrarle analgésicos o remedios homeopáticos en situaciones especiales o bajo la orientación de un especialista. Madres y padres deberán conocer y aprender a actuar ante los problemas de salud de los más pequeños de la casa.

Para terminar con la alerta de ser cuidadoso, prudente y cauteloso con la administración de medicamentos en los niños. Algo vital, en el caso de fiebre más persistente y de temperaturas muy elevadas, así como pérdida de conciencia, falta de aire y urticaria, deben llevar rápidamente al médico pediátrico, o a la urgencia hospitalaria más cerca a tu hogar.